Chupetero: más importante de lo que crees

¿Te has parado a pensar en lo importante que es un buen chupetero? Seguramente sea un accesorio al que no se le de toda la importancia que tiene. Pero sin duda es uno de los accesorios más importantes para un bebé.

chupetero

¿Por qué es importante el chupetero?

El chupete suele un buen compañero de los bebés. Y les suele acompañar en una gran etapa de su vida.

Mucho antes de nacer los bebés ya tienen desarrollado el reflejo de succión, y ya en la barriguita de su mamá se chupan las manitas o alguno de sus dedos.

Pero el reflejo de succión en los bebés no solo les sirve para que al nacer puedan alimentarse, también les ayuda a nivel psicológico.

Por eso, el chupete tiene una función tranquilizante que ayuda al bebé a dormir y le relaja en situaciones de estrés. Muchos padres ven en los chupetes sus mejores aliados.

¿El mayor problema de los chupetes? Que se pierden con mucha facilidad, por eso no es extraño ver a padres deambular por farmacias de guardia en busca de un chupete con el que calmar a sus pequeños. Por eso los chupeteros o sujetachupetes son un accesorio casi imprescindible.

Los chupeteros no solo evitan que el chupete se pierda también evita acabe todo el día por el suelo o, peor todavía, por la arena del parque.

Por eso, un chupetero personalizado es el regalo perfecto para dar la bienvenida al nuevo miembro de la familia. Además de ser un bonito detalle, es muy funcional. Con abalorios de silicona puedes diseñar un chupetero personalizado en casa o puedes comprar los chupeteros ya terminados, listos para regalar.

Pero si optas por un chupetero personalizado hay ciertas cosas que tienes que tener en cuenta, no todo vale. Hay que prestar atención a ciertas cosas para que el pequeño pueda chupar o mordisquear las piezas sin peligro y con total seguridad.

¿Qué tenemos que tener en cuenta a la hora de elegir un chupetero?

El sistema de sujeción no tiene que llevar agujas para evitar accidentes, mejor un clip en forma de pinza.

El clip que lo sujeta debe tener agujeros de ventilación, para evitar que el pequeño se axfisie si se atraganta con él por accidente.

Además el clip de tener un tamaño adecuado para evitar el atragantamiento.

Los materiales de silicona son perfectos en los chupeteros, pero te debes fijar en que trate de silicona alimentaria libre de BPA, folatos y otras sustancias perjudiciales para la salud del bebé. Puedes combinar cuentas silicona de diferentes colores y formas para que el chupetero sea original y único.

Los abalorios deben ser lo suficientemente fuertes para que aguantes sin romperse. Si se rompen lo más seguro es que acaben en la boca del bebé con el riesgo que eso puede suponer.

Si en lugar de abalorios de silicona optas por otro tipo de piezas, estas deben estar hechas con los materiales adecuados. Con pinturas con base de agua no tóxicas, sin olores y que no supongan riesgos para el bebé.

También deben estar hechos de materiales antibacterianos.

En resumen, aunque el diseño importa, es importante conocer los materiales de los que están hechos para evitar problemas.