Beneficios de las mantas de actividades para bebés

Si estás buscando un imprescindible para la estimulación temprana necesitas una manta de actividades para bebés.

Considero que las mantas de juego para bebés son un básico y la mejor inversión que puedes hacer para favorecer su desarrollo.

Las mantas de actividades de bebé son un espacio seguro y confortable en el que el bebé se entretiene libremente jugando mientras experimenta con diferentes texturas, colores y sonidos que potencian al máximo su estimulación.

¿Pero por qué creo que son tan importantes? En el artículo de hoy te cuento sus beneficios y otros aspectos importantes sobre ellas.

Beneficios de las mantas de actividades para bebés

¿Qué es exactamente una manta de actividades?

La manta de juegos para bebés se compone de una tela acolchada con un diseño llamativo para los pequeños llena de detalles para que los bebés puedan explorar y descubrir.

Normalmente incluyen espejos infantiles, diferentes texturas, sonidos… Y en ocasiones también incluyen un arco central del que cuelgan diferentes tipos de juguetes.

Todo está pensado para que los pequeños desarrollen al máximo la coordinación, la curiosidad, la imaginación, la motricidad y los sentidos del tacto, vista y oído.

Es una forma fantástica de animar a los bebés a moverse y a hacer ejercicio mientras empiezan a descubrir el entorno que les rodea a través de la experimentación.

¿A qué edad pueden empezar a utilizar los bebés una manta de juegos?

Aunque los fabricantes suelen indicar que se pueden empezar a usar desde el nacimiento, y es cierto.

Pero realmente los bebés no empezarán a sacarles partido hasta los 2 o 3 meses, que es cuando comienzan a estar más despiertos y a fijarse en su entorno y en su propio cuerpo.

Beneficios de las mantas de actividades para bebés

  • Potencian la autonomía de los pequeños y les permite moverse de forma libre en un entorno seguro.
  • Les ayudan a reconocer su propio cuerpo y sus sensaciones.
  • Desarrollarán el sentido del tacto al poder experimentar con nuevas texturas.
  • Potencia su desarrollo motor. En una manta de juegos los bebés se acuestan, ruedan, gatean, se sientan e incluso andan para poder jugar con las diferentes actividades que se incluyen.
  • Facilita el desarrollo de sus funciones cerebrales en diferentes planos (intelectual, físico y afectivo), a través de juegos y ejercicios repetitivos.
  • Favorece su desarrollo muscular y la flexibilidad de sus músculos, al practicar los movimientos que le permiten jugar.
  • Les ayuda a fijar su atención en un aspecto específico.
  • Evita la plagiocefalia postural. Los bebés pasan mucho tiempo tumbados en la misma posición por lo que puede aparecer la plagiocefalia postural. Con una alfombra de juegos los bebés van a pasar tiempo tumbados boca abajo mientras experimentan con las diferentes actividades y se preparan para empezar a gatear, por lo que previene este problema.
  • En ellas los bebés pueden practicar diferentes modos de agarre, la apertura y cierre de sus manos, la coordinación entre ambas manos y la coordinación ojo-mano. Incluso en algunas mantas en las que se incluyen juguetes como pianos también aprenderán a coordinar sus pies.

Mi experiencia con la manta para bebés

Si hay un juego que María ha disfrutado hasta la saciedad ha sido su manta de juegos.

mantas de actividades

La empezó a utilizar nada más cumplir los 3 meses y verla jugar en ella era un verdadero espectáculo. Recuerdo su cara “alucinando” con todos los estímulos que recibía, la música, el tacto, la vista…

Nunca se cansaba de jugar en ella.

Además vas viendo como de un día para otro mejora su motricidad fina. El primer día en su gimnasio sólo era capaz de golpear los móviles que cuelgan, pero al día siguiente ya era capaz de agarrarlos y pronto empezó a girarse para poder llegar a sitios donde tumbada no podía hacerlo.