El juego en niños con autismo

El juego es una parte fundamental del desarrollo de los niños, también de los niños con autismo.

Desde que nacemos, y mucho antes de empezar el colegio, empezamos a construir las bases con las que nos desenvolveremos durante toda la vida. Esas bases se construyen, entre otras cosas, a través del juego.

El problema es que muchos niños con Trastorno del Espectro Autista (TEA) no saben jugar debido a su déficit en las competencias sociales, y es fundamental que aprendan a hacerlo para mejorar su calidad de vida.

El juego no solo aporta diversión, también ayuda a los pequeños a reducir sus niveles de estrés, aumenta su capacidad de atención, mejora su estado de ánimo, aprenden a interactuar con otras personas o les ayuda a comprender conceptos como el causa – efecto, entre otras muchas cosas.

Por eso es muy importante cuidar y entender el desarrollo del juego en niños con autismo.

Los problemas del juego en los niños con autismo

Los niños con TEA tienen ciertas dificultades a la hora de jugar.

Uno de los principales problemas a la hora de jugar que presentan los niños con autismo es que suelen utilizar los objetos de forma repetitiva, sin que se llegue a producir un juego creativo y simbólico.

Además sus problemas con el lenguaje, las emociones y el desarrollo cognitivo y el desarrollo social también les dificultan poder jugar con normalidad

Esto hace que para un niño con autismo resulte muy complicado saber cómo jugar. Por eso, el papel de los adultos es fundamental para enseñarle a jugar y orientarle para que puede aprender a jugar.

¿Cómo puede ayudar la Terapia ABA?

Las siglas ABA corresponde a las siglas en inglés de “Applied Behavior Analysis” lo que en español sería “Análisis Conductual Aplicado.

Se trata de una rama de la psicología cuyo objetivo es que los niños con autismo puedan progresar naturalmente en su aprendizaje a través de las relaciones con su entorno

Como cada niño tiene un ritmo de progresión diferente es muy importante que antes de comenzar la terapia se realice una evaluación de las aptitudes y problemas del niño para poder ir evaluando su progresión

👉 Si quieres más información no dudes sobre esta terapia en ponerte en contacto con Terapia ABA en Madrid.

¿Cómo estimular el juego en los niños con TEA?

Para que nos permita jugar con él, el primer paso es hacerle saber que estamos allí.

  • Imita sus movimientos. Al imitar su forma de moverse o jugar estaremos captando su atención
  • Utiliza el juego circular. El juego circular tiene por objetivo que el pequeño muestre conductas interactivas espontáneas intencionales y con algún propósito. Para ello utilizamos juegos repetitivos que nos ayuden a establecer las bases de la comunicación.
  • Intenta darle sentido a su juego y moldearlo a través de pequeñas pautas estructuradas.
  • Recuerda que se aprende haciendo y se asimila repitiendo. Así que enséñale como jugar con un juguete, a imitar y a practicar su uso.
  • Establece una rutina de juego para que pueda anticipar que va a ocurrir. Además también debes anticipar lo que va a ocurrir si es posible con apoyos visuales que le ayuden a comprenderlo.
  • Fomenta el uso del lenguaje ayudándole a hacer peticiones sencillas. Por ejemplo podemos parar el juego para que nos pida continuar.
  • A la hora de utilizar el lenguaje tenemos que hablar siempre a su nivel y buscando el contacto visual. Es importante que al hacerlo utilicemos un tono calmado con palabras sencillas, movimientos suaves y sonriendo.
  • No utilices bromas o mensajes confusos que no va a entender
  • Al jugar debemos eliminar las posibles distracciones como el ruido de fondo.

¿Qué tipo de juegos hacer con niños con autismo?

A la hora de jugar con niños con TEA debemos priorizar juegos en los que se fomente la comunicación, las relaciones sociales y el desarrollo de la imaginación. Y entre los juegos que cumplen estas características se encuentran:

  • Actividades que favorecen el movimiento como jugar a dar vueltas o las cosquillas.
  • Juegos de imitación como dar palmas, imitar sonidos de los animales o cualquier otro sonido.
  • Jugar al ritmo de la música ya sea bailando, gesticulando o simplemente dando palmas
  • Jugar con telas de diferentes texturas, arena o cualquier otro material que le pueda ofrecer una experiencia sensorial agradable.
  • Juegos sencillos en los que sea necesario encajar piezas o sea necesaria realizar una determinada acción, como apretar un botón para que suceda algo.
  • Cuentos, libros o incluso folletos publicitarios en los que aparezcan muchas imágenes que puedan señalar y nombrar.

Espero que estos consejos os puedan ayudar.