Estrés infantil. Cómo ayudar a los niños a superar el estrés

El estrés es uno de los males más extendidos de la sociedad moderna. Y desafortunadamente los niños, cada vez con más frecuencia, también sufren estrés infantil.

estrés infantil

En los últimos tiempos ha aparecido un fenómeno conocido como el síndrome del súper niño o niños de invernadero. Los padres buscamos que nuestros hijos sean perfectos. Queremos que sean inteligentes y tengan éxito y para conseguirlo creemos que el mejor camino es la estimulación.

Por eso, incluso antes de que nazcan, les planteamos un nivel de exigencias demasiado alto. Comenzamos a leerles y hablarles desde el embarazo, cuando nacen les inscribimos en todo tipo de programas y actividades como natación o gimnasia para bebés, luego llegan las clases de música, inglés, francés…

Estimular a los niños sin duda puede traer muchos beneficios, pero sin duda la infancia es una etapa muy corta y no les debemos sobrecargar a los niños con actividades. Los niños necesitan tener tiempo para disfrutar de su infancia.

Cómo podemos ayudar a los niños a superar el estrés infantil

La psicóloga Denisse Montt nos da 8 puntos claves para ayudar a los niños a superar el estrés infantil.

Autoestima.

Un niño que ha logrado desarrollar un alto nivel de autoestima está menos expuesto al estrés.

Por eso para que el niño tenga alta la autoestima los padres debemos reforzar tanto verbal como conductualmente sus acciones. Por ejemplo, cuando te enseñe un dibujo le debes felicitar por lo bonito que es.

También es importante para la autoestima de los pequeños que sus padres le fomenten un sentimiento de autonomía.

Sentimiento de Competencia.

Todas las personas, niños y adultos, necesitamos sentirnos capaces.

El niño debe ser consciente de que puede enfrentar y resolver sus problemas. A veces para resolver sus problemas pueden necesitar apoyo y tienen que pedir ayuda, pero pedir ayuda no les hace menos capaces.

Tenemos que enseñarles a buscar apoyo o pedir ayuda sin, por eso, sentirse menos.

Humor.

El humor es el estado fisiológico antagónico al estrés.

Sin duda, sonreír es la mejor medicina contra el estrés. Libera las tensiones y produce bienestar mental y una actitud positiva.

Hagamos que nuestros hijos aprendan a sonreírle a la vida.

Creatividad y Cambio.

Mantener la mente ocupada en otras cosas, que sean del agrado del niño, le permitirá olvidar aquello que le molesta y le causa daño.

Ejercicio Físico.

¿Cuántas veces has escuchado la expresión “Mens sana in corpore sano”?… ¡Seguro que muchísimas!

Sin duda el ejercicio físico es una de las mejores medicinas para casi todo, y el estrés infantil no es una excepción. Hacer ejercicio ayuda a mantener la mente sana y distraída, además de mejorar la imagen que tienen los pequeños de sí mismos, lo que a su vez influye en la autoestima.

Alimentación.

La alimentación de los niños debe ser sana y ordenada. Sin recargar el estómago con cosas que no sean necesarias.

Lo ideal es tener horarios fijos para cada comida y que toda la familia comparta la hora de la comida.

Cuidar hábitos de sueño.

Se debe procurar que el niño no trasnoche y que duerma las horas necesarias para cada etapa de su desarrollo.

Su lugar de descanso debe ser cómodo.

Compañía.

Los niños necesitan el apoyo incondicional de sus seres queridos. Necesitan saber que no están solos en el mundo y para eso hay que demostrárselo.

Espero que estos consejos te ayuden a alejar a tus hijos del estrés infantil.